Los Flying Congrios

Publicación de relatos y poemas

Mi foto
Nombre:
Lugar: Cádiz, Andalucía/Cádiz, Spain

Pescador de Congríos nacido en la antigua Mileto en el año 2000 de la era de John Lennon.

lunes, 26 de octubre de 2009

LA FIEBRE DEL ORO EN KLONDIKE

.








El pequeño Jimmy limpia cada día las botas de decenas y decenas de tipos que salen de sus trabajos o que van a hacer negocios con los empresarios del lugar. Desde que hace algunos años la Cámara de Comercio de Tampa consiguiera que las operaciones de manufacturado de tabaco se trasladaran desde Key West hacia allí, la ciudad vive una época de prosperidad. Él, que se quedó huérfano al poco de nacer, ayuda a su madre como puede trabajando todo el día. Ella cose para la gente de la ciudad pero lo que gana no es suficiente para mantenerse. A pesar de todo, el muchacho es feliz y juega con los chicos que viven junto a ellos en las barracas de madera que hay a las afueras de la ciudad.

..-Mamá, tranquila, que cuando sea mayor conseguiré mucho dinero, compraré un rancho y a ti te pondré al mando de un taller de costura –le dice a su madre por las noches.
..-Ay, Jimmy –le contesta ella mientras se abrazan acurrucados en su lecho de paja.

..Él no pierde la ilusión y eso le permite seguir adelante, trabajando a destajo como limpiabotas o en lo que encuentre. Siempre anda de un lado para otro. Ahorra hasta el último centavo que no necesitan para comer. Así pasan muchos meses.

..-¿Cómo van las cosas, renacuajo? –le pregunta Steve Greenstock, un joven arrogante que aspira a ser alcalde, mientras él le abrillanta las botas.
..-Bien, estoy ahorrando para iniciar una expedición en la que ganaré mucho dinero. El suficiente para comprar un rancho y poner un taller para mi madre.
..-JAJÁ, si tú haces una expedición en la que consigues dinero para comprar un rancho, yo te abrillantaré las botas –le dice Steve.
..-Ya lo verás, iré al norte y encontraré mucho oro.
..-Jejé, fantasías de críos, tú sigue soñando que tampoco es malo –le contesta Steve mientras le frota la cabeza antes de darle una buena propina por su servicio. En el fondo le tiene mucho cariño, le da pena que un chico tan joven trabaje tanto y tan duro.
.
..Esa noche, sentado con su madre frente a su casa, sopla su armónica mientras hace bailar al ritmo de una animada melodía los dedos de sus pies descalzos. La mujer sonríe y a veces ríe, al igual que algunos de sus vecinos, que se reúnen a su alrededor para verlo tocar. Después toca una melodía profunda y triste que brota de lo más hondo de su alma y su dolor, pero nunca pierde la esperanza. Entonces se va a jugar un rato con sus amigos, tiran piedras a los pájaros y hacen carreras en cualquier solar.
.
..-¿Jimmy, te has enterado que dentro de unos meses van a empezar a coger personal en una de las nuevas fábricas y aceptarán a chicos de nuestra edad?
..-Bueno, a mí me da igual, yo voy a ir a buscar oro y volveré rico.
..-Jajá, qué cosas tienes –le contesta su amigo Silly–. Eso no es tan fácil, si no todo el mundo lo haría.
..-No sé lo que hace todo el mundo, pero yo lo voy a intentar con toda mi alma y no cejaré en mi empeño.
..-Eres un iluso…
.
..Poco después Jimmy vuelve a casa a dormir. Antes acompaña a su amiga Janie a la suya. Ella le despide con un beso en la mejilla que hace enrojecer sus pómulos.
..Cuando está en el lecho con su madre, le dice:
.
..-Mamá, pronto estaremos en una casa en condiciones, incluso con servicio y tendremos vacas, caballos y carros.
..-Ay, hijo, es bonito que sueñes, así se vive mejor.
..-Mamá, que no es un sueño, te aseguro que no falta mucho para que llegue el día en que nos sentemos a la mesa con una vajilla de plata y nos sirvan faisán.
..-Jimmy…
.
..Pasa el tiempo y logra reunir algo más de 100 dólares. Decide que ha llegado el momento de partir. Empeña su traje de los domingos y un reloj de plata y con el dinero del que dispone, su navaja y un hatillo con una manta, una muda y su armónica, emprende su viaje hacia el norte. Antes visita al Reverendo Russell y le pide que escriba una nota. Le dice que lo manda un vecino. Avisa a su amiga Janie de que se va a ir y le encarga que informe a su madre de sus planes y le dé la nota. Tiene que asegurarle que algún día volverá rico y ya no lo volverán a pasar mal, decirle que la quiere mucho y que confíe en él, que no debe preocuparse. Algo difícil, James Brookes es sólo un criajo de 11 años cuando marcha hacia las inmediaciones del Río Yukón. Contagiado por la fiebre del oro que afecta a media nación en las postrimerías del Siglo XIX, el chico se ha propuesto ir a probar fortuna y volver con el suficiente dinero para prosperar en la vida. Hay una gran probabilidad de fracaso.
..Un poco más pronto que de costumbre, Jimmy se despierta, besa en la frente a su madre y parte con su hatillo hacia el camino por el que empezará su ruta. Los primeros momentos son duros, cuando llega la tercera jornada casi no ha comido, apenas unos frutos silvestres. No encuentra nada a su paso por duros carriles polvorientos. El cuarto día no puede aguantar más el hambre y se come a un búho al que mata a pedradas. Le cuesta tragar los trozos de carne cruda, pero hace un esfuerzo y, entre arcada y arqueada, algo traga.
..Tras varios días más de camino, encuentra una diligencia que por 70 dólares lo llevará a Minnesota. Una vez allí está casi dos semanas esperando a que parta una expedición que se dirige a la región del Klondike. Después parte rumbo hacia su fortuna con una cuadrilla de ocho hombres que van en busca de oro. Cada uno tiene un oficio, que desempeñará cuando estén en las tierras heladas en que buscarán el preciado metal. Hank Miller es carpintero, Andy Jackson cocinero, Johnny Mitchels un contrastado minero… En un principio los tipos son reticentes a que Jimmy forme una sociedad a partes iguales con ellos.
.
..-Yo creo que este chico puede ser un lastre en nuestra empresa –comenta a diario Jenkins, un habilidoso jinete que va en la expedición.
..-No sé –le contesta Andy, que le tiene mucho afecto–, creo que el crío se merece una oportunidad.
.
..Una vez que esto llega a los oídos del muchacho, éste se apresura a decir:
.
..-Entiendo que no me queráis incluir en vuestro negocio, pero os aseguro que no me voy a dar por vencido y me da igual si tengo que enfrentarme solo al duro clima del norte para conseguir mi fortuna.
..-Así me gusta, chico, a pesar de todo tienes cojones, no te rindes fácilmente. Admiro a la gente así.
..-Además, estoy dispuesto a trabajar duro y aprendo rápido, puedo hacer tanto como los demás.
.
..El joven James pasa todo el camino divirtiéndoles con sus tonterías y su armónica. No sólo les hace su número de baile con los dedos de los pies, a los que incluso les pinta caras, y les toca la armónica, también les hace pequeños teatrillos. Y en cuanto dejan el carruaje y llegan a las tierras heladas que rodean al Río Yukón y empiezan a recorrer a pie el territorio, carga como el que más e incluso caza un alce.
.
..-Así se hace, Jimmy –le dice Hank.
..-¿Veis? Os dije que no nos iba a defraudar –comenta Andy.
..-Sí, jejé.
.
..Pronto empiezan a recorrer el río en barcas y las circunstancias se endurecen sobremanera. Las aguas se están empezando a helar y la procesión que las surca se apresura en llegar a las tierras en las que trabajarán los próximos meses. Otros expedicionarios ya conocen a Jimmy y lo van saludando cuando pasan. A veces le piden que toque algo con la armónica o les interprete uno de sus números. Los de su cuadrilla se olvidan del frío cuando él los entretiene. Entre eso y las grandes remadas que da, se gana por derecho propio su parte de las provisiones del grupo. A él incluso le gusta remar, así se le calientan y desentumecen las articulaciones, que están medio congeladas.
..Una madrugada, cuando empieza a salir el sol, el muchacho ve unas tierras al este que le impresionan.
.
..-Oye, Hank, Andy, tengo una corazonada, creo que en esas tierras encontraremos mucho oro. Algo dentro de mí me lo dice.
..-Johnny, ¿has escuchado lo que ha dicho el chico? –pregunta el cocinero al contrastado minero.
..-No sé, está zona del Klondike aún no ha sido muy investigada, apenas tenemos información sobre ella, sería un riesgo muy grande.
..-Yo creo que deberíamos seguir el presentimiento del chico, es nuestra buena estrella –insiste Andy.
..-Yo lo veo arriesgar demasiado el futuro de la expedición. Pero si todos estáis de acuerdo…
.
..Al final siguen la corazonada de Jimmy y se dirigen hacia esas tierras desconocidas. Las extremas condiciones del viaje y las ganas de descansar parecen influir de forma decisiva. Tras dos días por agua y nieve, llegan y montan su campamento. Por lo menos las tierras no parecen demasiado inhóspitas.
.
..-¡Mirad, venid! ¡¡Johnny, Johnny!! –grita el joven tan sólo un par de horas después de despertar la primera mañana que duermen en el campamento.
..-¡No me lo puedo creer! –dice el minero cuando ve que Jimmy porta en sus manos unos considerables pedazos de oro que ha sacado de debajo del musgo.
.
..Siguen buscando por la zona, ya con picos y palas, y el oro se encuentra allí en abundancia.
.
..-Esto es realmente increíble. Nunca, ni siquiera a expertos que ya conocían más o menos la zona, había visto encontrar tan rápido un yacimiento. Andy, es cierto que el chico era el que nos iba a traer la suerte.
.
..Los dos años siguientes los pasan en la zona extrayendo todo el oro que encuentran. Hay muchos momentos duros. Hank muere de una neumonía a causa de los rigores del invierno, pero con sacrificio y esfuerzo superan las dificultades. La empresa reporta más de un millón de dólares para cada uno en ese tiempo. Llegado ese punto, la mitad de la cuadrilla decide irse, quieren volver a su hogar. Ya es hora de recuperar sus vidas y disfrutar de las ganancias. Sabiendo que se tiene ya tanto dinero es aún más difícil aguantar en esas tierras muerto de frío y enfrentándose a la escasez de víveres.
.
..-Adiós, Andy –se despide Jimmy del cocinero, que sí se queda, fundiéndose con él en un emotivo abrazo.
.
..Tras unas semanas de viaje llega a Tampa. Está de nuevo en su ciudad y, descontado el viaje y algunas liquidaciones, todavía le queda casi un millón de dólares.
.
..-¡¡¡Jimmy!!! –exclama su madre cuando lo ve pasar por la puerta. No puede creer lo que ven sus ojos. Su hijo, que antes de regresar ha pasado un par de días en un pueblo cercano, está limpio y bien trajeado.
..-¡Qué guapo estás, hijo! ¡Y qué mayor! ¡Ya eres todo un hombre!
..-Tú sí que estás guapa, Mamá.
.
..Tras decirle esto le cuenta todo lo acaecido desde que se fue y después se pone a dormir. Se lleva casi un día entero descansando. Despierta y ve a su madre preparando la mesa.
.
..-¿Cómo está la gente, Mamá? –le pregunta mientras desayunan.
..-Pues bien. La Señora Mason se ha ido a vivir a Nueva York, Silly está trabajando en la fábrica de tabaco y Janie viene a verme de vez en cuando. Ahh, y Steve Greenstock ya es alcalde.
..-Siempre supe que lo conseguiría.
.
..Esa misma mañana Jimmy va a buscar al propietario de un rancho cercano y empieza a realizar las gestiones para su compra. Al acabar se dirige al ayuntamiento. Avisa al conserje de que quiere ver al alcalde.
.
..-Dígale que James Brookes está aquí.
.
..Unos segundos después Steve sale al pasillo y, al verlo, exclama:
.
..-¡Jimmy, bribonzuelo! Pensaba que habías muerto.
..-Pues aquí estoy para que me abrillantes las botas. Conseguí un millón de dólares con el oro y he comprado el rancho del viejo McKinley. Pronto montaré allí un telar para mi madre. Esta noche le invito a cenar, Señor Alcalde. Pero ahora, toma, lo prometido es deuda –dice Jimmy alargándole betún y un trapo.
.
..Y Steve, que a pesar de su cargo es un hombre de palabra, lo coge y se agacha para limpiarle los zapatos.

Etiquetas: , , , , ,

3 comentarios:

Blogger Orologiaio ha dicho...

Las vueltas que da la vida...

27 de octubre de 2009, 9:15  
Blogger lidia ha dicho...

ontologico de maravillas!
perovengo a decir:COMENTA sos seguidor de mi blog y nada,mutismo,
eso no lo preciso,quiero el comentario,porque no escrio para mi sola,sino cierro el blog y listo
espero COMENTARIOS
lidia-la escriba
www.deloquenosehabla.blogspot.com

2 de noviembre de 2009, 21:54  
Blogger lidia ha dicho...

insiste la sudaca,suramericana, comentar es dar...y no son palabras huecas...cuest tanto?
por favor k raro
un brazo
lidia-la escriba
www.deloquenosehabla.blogspot.com

6 de noviembre de 2009, 1:51  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal