Los Flying Congrios

Publicación de relatos y poemas

Mi foto
Nombre:
Lugar: Cádiz, Andalucía/Cádiz, Spain

Pescador de Congríos nacido en la antigua Mileto en el año 2000 de la era de John Lennon.

lunes, 9 de noviembre de 2009

QUIERO UN HELADO DE CHOCOLATE

.








El sol lucía alto en el cielo. El horizonte se perdía a lo lejos tras el agua del mar. Sólo veían el océano y algunas algas alrededor. Frida y Schopenhauer estaban postrados en la balsa con la frente empapada en sudor. Llevaban días así, sólo habían visto el líquido elemento, algún pez saltando, algún insecto… poca cosa. Ya se habían resignado a morir allí, alejados de otros seres humanos y condenados a ser devorados por la sed y el hambre.
..
..-Frida, no vamos a salir de esto –dijo Schopenhauer con desesperación.
..-Ya lo sé, lo sospecho desde hace días, pero cada vez lo veo más claro –respondió ella con tranquilidad a los sollozos de su compañero.
..-Yo no quiero morir así –se lamentó de nuevo Schopenhauer.
..-Bueno, hay cosas peores, siempre me había asustado que los vecinos del barrio se cabrearan porque hiciera alguna trastada y me empalaran. Eso es peor.
..-Yo no quiero morir todavía.
..-Yo tampoco, pero casi no puedo hablar y no voy a gastar mis últimas energías lamentándome.
..-Tienes razón, Frida.

.
..Tras decir esto, el hombre se quedó unos momentos pensativo mirando a la chica.
..-Oye, nunca me había fijado en lo guapa que eres, y en el precioso color de tus ojos.
..-Gracias. Yo tampoco me había dado cuenta de lo amable y lo inteligente que eres. Y además eres muy fuerte –contestó ella tocándole la espalda.
..-No sé, me estoy asustando un poco, yo nunca había sentido algo así, he sentido cosas muy bonitas, pero no esto.
..-No es que te esté siguiendo la corriente, pero yo también estoy sintiendo algo –contestó Frida con expresión cansada mientras respiraba con dificultad.
..-Espero que sea algo bonito, hija, porque lo que yo estoy sintiendo es cómo me viene la muerte, joder. Si no fuera porque quiero hablarte, conocerte, abrazarte, me abandonaba a las parcas. Creía que ya sabía o intuía como era casi todo, pero después de lo que he vivido estos últimos minutos ya no estoy tan seguro. Nunca he valorado los sentimientos de las parejas ni las relaciones. Y si esto fuera lo que llaman amor…
..-¡Joder, qué cosas más preciosas me dices, nunca me habían dicho nada así! ¿No lo dirás porque vamos a morir?
..-Yo te digo cómo estoy. He tenido dos relaciones largas, una que no fue corta y algunas más breves.
..-Yo sólo he tenido una larga y dos o tres esporádicas –respondió Frida mostrándose muy débil– pero todas fueron un chasco.
..-Sí, las expectativas, las malditas expectativas, por eso nos frustramos.
..-¿Las expectativas?
..-Sí, las expectativas. Dependiendo de lo que esperemos nos llevamos una decepción o no con las cosas.
..-¿Y cuáles tienes ahora?
..-Pues no sé, sobrevivir y conocerte un poco más, besarte. Bueno, lo primero no.
..-¿Y por qué no haces lo segundo?
..-En primer lugar porque casi no puedo moverme y me huele mal la boca. Y En segundo lugar porque para una vez que siento algo así quiero hacer las cosas bien.
..-¿Y para hacer las cosas bien tienes que reprimir besarme?
..-Uffff… no lo sé, quizás como vamos a morir no tenga sentido hacerlo. Espero no equivocarme.
..-¿Qué dices? –replicó Frida.
..-Eso, mi vida.
..-¿Sentido el qué?
..-La verdad, no tengo ni idea.

.
,,Frida se acercó a “su hombre” y le dio un beso en los labios, él se estremeció. Después se abalanzó hacia ella y acabaron abrazados en el suelo besándose sin parar. Cuando se cansaron quedaron tendidos bocabajo.

.
..-Nunca sospeché que fuéramos a acabar así, siempre había creído que eras una mujer muy estirada, la verdad –dijo Schopenhauer.
..-Te quiero mucho, Schopi.

.
..En ese momento Frida empezó a tener muy mal aspecto.
.
..-Tienes mala cara, mi vida –comentó Schopenhauer– ¿te encuentras bien? Te veo pálida.
..-No sé, no me encuentro bien, menos mal que no estoy sola, estoy acompañada por… por ti, mi… –contestó la chica desmayándose.
.
..En ese momento aparecieron dos lanchas listas para salvarlos.
.
..-Mira, vienen a rescatarnos, ahora nos recuperaremos y seremos felices juntos –dijo él sin saber que su enamorada había muerto.
.
..Se lo llevaron a un hospital.
.
..-Aaaaaaaaaaaaaaaaa –chilló su madre como Chiquito al verlo en ese estado.
..-¡¿Cómo está mi hijo, doctor?! ¡No puede morir! –dijo después mientras su retoño miraba con una sonrisa perturbadora.
..-Ahhhh aaaaaaaaaaaaaaaa jajajajajajajajajajj aaaaaaaaaaa –gritó mientras la máquina a la que estaba conectado empezó a emitir un sonoro piiiiiii y, justo antes de que mostrara una línea continua, dijo débilmente:
..-Quiero un helado de chocolate.



Etiquetas: , , , , , , ,

4 comentarios:

Blogger Carolina ha dicho...

Me he reído mucho, me has hecho reír. No sé si debiera, creo que es por la sorpresa final...
un helado de chocolate, el pobre...

9 de noviembre de 2009, 16:57  
Blogger FRA:CO ha dicho...

Si te has reído es que la narración ha surtido efecto, jejé.

10 de noviembre de 2009, 0:53  
Blogger Nalda ha dicho...

Cómo me gusta el nombre de Shopenhauer, suena tan cómico...

Besos

12 de noviembre de 2009, 18:38  
Blogger Lau-tp ha dicho...

Interesante reflexión... Más que reirme he esbozado una media sonrrisa al leer el final. Lástima! Su amada muerta y el sólo tiene deseos de un "helado de chocolate". Aisss el amor...cuanto se ha perdido por el camino ;)
¡Gran relato!

1 de diciembre de 2009, 16:10  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal