Los Flying Congrios

Publicación de relatos y poemas

Mi foto
Nombre:
Lugar: Cádiz, Andalucía/Cádiz, Spain

Pescador de Congríos nacido en la antigua Mileto en el año 2000 de la era de John Lennon.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

EXTRAÑO VIAJE HACIA LA ETERNIDAD 2/2

.
.
.
.
.
.
.
.
.
..Bajaron del autobús y las mujeres empezaron a agasajarles con collares, pulseras, coñac del bueno, leche con churros, whisky y madalenas y calamares, todas las delicias de la región. A las chicas las apartaron a empujones y les recomendaron que esperaran escondidas en el motor. Cuando ya tenían la panza llena y las mujeres, nada atractivas como recordarán, empezaron a cogerles el culo, decidieron marchar. Pero Tallín, que estaba apoyado contra el muro besando a una mujer fornida, sólo pensaba en copular. La chica, que era un poco estrábica, sí parecía mirarles, pero el joven que debía conducir no dejaba de besarla y agarrarla por sus inmensas caderas.
.
..-Vamos, Tallín, que tienes que conducir –le dijo Siburg.
..-Bueno…
..-No, quédate aquí, yo te acojo en mi casa. Siempre tengo filetitos, y vino, mucho vino y hachís –le dijo la tipa.
..-Hmmm… que me he enamorado –dijo Tallín pareciendo sincero–, que me quedo, Siburg, seguid sin mí. A lo mejor algún día nos volvamos a ver.
..-Hay que ver, vamos a acabar 3.
.
..Así las cosas él mismo se puso al volante y siguieron el viaje.
.
..-Seguimos el caminooo, sí, sí, sííííí, con cerveza y vinooo, sí, sí, sííííí –cantaba la feliz expedición.
..-Tengo que ir al baño –dijo Johny mientras levantaba la mano como si estuviera en el colegio.
..-De acuerdo, Johny, pararemos en 3 kilómetros que hay gasolinera y área de servicio, que estamos chungos de gasolina y voy a llenar el tanque –contestó Siburg.
..-¿Estación de servicio del Brujo Bormujo? –dijo Mike al ver el cartel–. Qué nombre más raro.
.
..Todos bajaron para estirar las piernas, ir al servicio, soltar una flatulencia, etc. Mientras Siburg echaba gasolina apareció un brujo. Sabían que era un brujo porque iba con todos sus avíos, su traje, su gorro, su barba, su varita, sus pociones…
.
..-Hola, ¿queréis estos brebajes? –les preguntó señalando unos tubos de cristal que tenían un extraño líquido de un color verde claro fosforescente–. Es que dentro de poco se van a caducar y por aquí pasa muy poca gente y no me los puedo beber todos.
..-Bueno, ¿qué hacen? –preguntó El Malaguita, que desde que habían salido había pasado casi todo el tiempo durmiendo.
..-Pues mira, se pone la cara azul pálido y te dejan un poco más tonto mientras dura el efecto, así que lo flipas con todo. Además, te deja el cuerpo superligero, algo así como si estuvieras en la luna, pero lo controlas mejor y puedes dar saltos de casi 100 metros y después caer lentamente.
..-Yo soy más de anfetaminas –le respondió el obeso malagueño–, pero esto tiene buena pinta.
..-Tomad. Pero os voy a advertir una cosa, ¿veis esas cumbres doradas que hay a lo lejos?, no las crucéis mientras toméis el brebaje porque allí está La Bruja Maruja y ataca a todos los que ve con la cara azul.
..-La gasolina te la cambiamos por unos chorizos, ¿vale?
..-Uhh, por supuesto, lo que necesitaba pal cocido.
..-¿Estáis todos ya? –preguntó Siburg.
..-Sííííí –contestaron los demás.
..-Pues venga, vámonos. Montarse. Adiós, Bormujo.
..-Esperarse. ¿Me vendéis a esa chica? –preguntó el viejo señalando a Aelita.
..-¿Cuánto nos das?
..-Este macuto con oro.
..-Toma, pa ti.
..-¿Puedo ir yo con vosotros? –preguntó saliendo de detrás de un surtidor un tipo moreno y barbudo con el pelo corto que llevaba una mochila y al que le faltaba un brazo.
..-Bueno, que nos estamos quedando muy pocos. Pero te falta un brazo.
..-No, lo llevo aquí en la mochila. Más que nada es un recuerdo, y también lo uso de rascador.
..-Anda, sube.
.
..Rasty Michels, que era al que le tocaba pilotar, arrancó el autobús y siguieron su aventura hacia Olimpia. Bebiendo vodka y vino y fumando y tomando el brebaje que el brujo les había regalado pasaron por las montañas que éste les había dicho que no cruzaran bajo los efectos de la pócima. Algunos iban ya muy afectados y saltaban por encima del autobús elevándose sobre él muchos metros y muy entretenidos medio pazguatos. Entonces, sin recordar la advertencia que les habían hecho, pasaron sin inmutarse entre los montes que habían visto a lo lejos.
.
..-JAJAJÁ –rió la bruja de forma aterradora.
..-¿Dónde vas, vieja?, riéndote to ensicopatá –le soltó El Malaguita, que sobrevolaba el autobús atado a una cuerda, y ésta, que vio su cara azulada, le lanzó un rayo y lo convirtió en pato.
..-Y ahora una metamorfosis, lo que nos faltaba –comentó Siburg–. A ver cuántos quedamos cuando volvamos.
.
..Los meses pasaban en la carretera. Un día pararon en un pueblo en el que Fraga robó unas cintas de cassette en un coche y para que no lo reconocieran se operó cambiando totalmente su cara. Además, en dicho pueblo recogieron una pareja de perros abandonados que estaban muy mal vistos y se los llevaron con ellos. Por otro lado, a Rosi se le empezaba a notar barriguita, había engordado mucho, sin duda estaba embarazada.
..Y entre disparates, cogorzas y transfiguraciones llegaron a Olimpia. Allí Rosi dio a luz un bebé rubio y risueño. Una vez en la nueva ciudad todos ganaron en vitalidad y dedicaron su energía y su tiempo a actividades artísticas y al ocio. Fraga se hizo Arlequín y desde ese momento fue imposible verlo sin el traje de rombos y el maquillaje que caracteriza a este personaje de La Comedia del Arte. Mike empezó a alternar y a entonar quejíos con dos gitanos, uno con un cajón flamenco y otro con una guitarra, y los dos se unieron al grupo de forma definitiva. Esa era una tierra muy próspera en la que no tenían más que comer la peras y naranjas que colgaban de los árboles y la gente les regalaba todo tipo de sustancias y les invitaban a beber con ellos, además, en los parques públicos había fuentes con patatas y judías verdes cocidas. Ellos le echaban un poco de mayonesa y se las tomaban. Un día tonto que tuvieron se agenciaron un burro que empezó a vivir en la parte de atrás del autobús. Arrancaron varios asientos y le hicieron un establo.
.
..-Creo que esto se nos está yendo de madre –le dijo un día Mike a Siburg viendo el extraño grupo que habían formado. Y él, que aunque tampoco veía que las cosas hubieran ido del todo mal, empezaba a estar cansado, le dijo:
.
..-Sí, creo que pronto debemos regresar.
.
..Aunque ya eran famosos y populares en la ciudad, hicieron un recuento del personal y, tras buscar por todos los rincones del lugar a la cuadrilla, emprendieron de nuevo el camino de vuelta. Se les incorporó un chico muy guapo con una larga melena dorada que practicaba sexo habitualmente con Encarna, lo que les había unido mucho. Además, ella era ahora Encarna & Company, en la tripita llevaba una criatura, algo que no podía disimular. Tenía lo que se dice un buen bombo. El Malaguita tampoco viajaba ya solo, se le habían unido un nutrido número de patos y otras aves. También llevaban ahora muchos perros, no le habían hecho ascos a ninguno de los que se les habían acercado y los suyos habían ido teniendo numerosos cachorros. Por último se les unió una nueva chica con el pelo rosa que, además de dedicarse a cuidar de los canes, valía lo mismo para un roto que para un descosido.
..Tras varios días de viaje no tenían comida y, hartos de comer sólo los huevos que El Malaguita y los suyos les proporcionaban, pararon en un restaurante de lujo que encontraron en el camino y pidieron todo tipo de platos hasta que no pudieron más. Cuando llegó la hora de pagar la cuenta:
.
..-Ehmmm… bueno, es que no tenemos dinero –dijo Siburg mirando hacia los lados.
..-Pues entonces tenemos un problema –contestó el camarero–. Voy un segundo a hablar con el encargado.
.
..Cuando éste llegó, dijo:
.
..-Conque no tienen para pagar la cuenta…
..-Lo siento, no, pero le podemos dejar a alguien como pago.
..-Eso no estaría mal.
..-¿Alguien se quiere quedar? –preguntó Siburg.
..-Todo sea por el grupo –respondió Johny–, yo me quedo.
..-Gracias, no te olvidaremos.
..-Espero que hayan disfrutado de la comidaaaa –les decía el encargado cuando se marcharon. Ya no volvieron a parar en restaurantes de lujo, sólo mendigaron perritos calientes en las puertas de algunos establecimientos de comida rápida y recogieron productos caducados en las basuras de los supermercados. Cuando buscaban en los contenedores se hermanaban con los vagabundos y animales que practicaban la misma actividad y, juntos, cantaban canciones de Bob Marley.
.
..Cuando tras muchos tiempo vagando por fin regresaron a casa eran un Pulpo, tres de las chicas que partieron(una preñada), la nueva de la cabellera rosa, el joven de melena rubia, Siburg, la bandada de patos –aunque pronto se fueron volando porque era la época de las migraciones y ninguno se la quería perder–, el burro, los gitanos del cajón y la guitarra, Mike, Fraga (de Arlequín), perros grandes y chicos, el niño de Rosi, el tío con el brazo en la mochila y Rasty Michels. Todos estaban muy delgados y barbudos y con ropas de colores rotas y olían a tigre. El pueblo se quedó patidifuso al ver llegar a ese grupo tan diferente del que se fue. Al final lo que había resultado inolvidable no era la estancia en Olimpia, sino el camino. Algo que ya sabían.
.
.
.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal