Los Flying Congrios

Publicación de relatos y poemas

Mi foto
Nombre:
Lugar: Cádiz, Andalucía/Cádiz, Spain

Pescador de Congríos nacido en la antigua Mileto en el año 2000 de la era de John Lennon.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

PEPE EL TROLA 3

.
Estando sentado un día más en la barra del bar que hay bajo mi casa tomándome una cerveza, vi asomarse por la puerta a mi querido amigo Pepe. Nos saludamos, se sentó a mi lado y pidió una cerveza.
Mientras nosotros hablábamos, el hombre de la barra empezó a cambiar el canal de la televisión. En Telecinco había una tertulia en la que se hablaba del ejercito, en Cuatro estaban hablando no sé qué de fenómenos paranormales y extraterrestres.
Entonces, en el cerebro de Pepe se activó el mecanismo que quiera que se active cuando suelta por la boca sus perlas, y nos dijo:

-Pues cuando yo estaba en la mili, iba en un barco y salió un OVNI del Agua.
-Pepe, ¿tú has escuchado lo que estás diciendo, chiquillo? Lo del OVNI, que lo dudo, pase, porque con que sea un objeto que vuele y no sepas que es, ya es un ovni, pero si es que tú no has hecho la mili. Si la quitaron hace 8 años y tenemos 25. Además, que soy tu vecino desde chico y no hay semana que no hayamos jugado un partido, ¿cuándo te fuiste que yo no me he dado cuenta?-le contesté.

Pepe Miró hacía el suelo intentando escurrir el bulto, y yo, que tampoco quería hacer leña del árbol caído, no insistí en el tema.
Seguimos con nuestras “birras” y nuestras aceitunas, recordando nuestras aventuras de cuando éramos pequeños y hablando de fútbol y de cine.
Estando en esas, Pepe nos dijo de repente a mí y a otro colega que se había unido a la tertulia, que había salido en una película extranjera de protagonista.
Yo ya ni quise decir nada, pero nuestro otro amigo no se pudo contener y le dijo:

-Hay qué ver que trolero eres, tío.

Él, indignado, y demostrando su desbordada imaginación le espetó:

-Cómo que trolero, a que traigo un trolímetro que tengo en mi casa que detecta si algo es verdad o mentira y te demuestro que es verdad.
-Sí, sí, lo que tú digas Pepe, no hace falta que nos traigas nada, te creemos.

Seguimos hablando mientras le hincábamos el diente a unas tapitas que nos había puesto el camarero. Al lado, un tipo joven bastante fuerte que había por allí, comentó que iba al gimnasio a entrenar con su padre, que a pesar de tener cerca de 50 años estaba en muy buena forma.
Al escucharlo, Pepe dijo:

-¿Sí?, pues cuando yo era chico mi padre hacía pesas con las bombonas de butano llenas, y yo entrenaba con él, por eso ahora soy tan fuerte.
-Pepe, pero qué fuerte ni qué niño muerto, si tú tienes un canijazo que no veas-le dijo el “gimnasta”.
-Jajaja-rió nuestro otro colega-, hay qué ver que historietas te montas tú con tu padre, eh. Como lo de la operación esa en tu casa que te sacaste una vez.
-No, no, es que eso es cierto.
-¿El qué, Pepe, hijo?-le dije yo.
-Que una vez mi padre hizo una operación de rodilla sin anestesia ni nada en el salón de mi casa.
-Jajajá-rieron todos-, ¿pero a quién?-preguntó alguien.
-Pues a un vecino... y creo que otra vez a sí mismo-le respondió Pepe.
-Jajajajá-volvieron a reír todos-, ¡qué tío!-se escuchó de fondo.

Y así acabaron las Trolas de Pepe por esa tarde.
.

Etiquetas:

1 comentarios:

Blogger Equilibrista ha dicho...

Hola Frasco. He estado leyendo tu blog. Me gustó mucho "Esperando al sol", me pareció muy buen relato, muy misterioso e intrigante. Con las trolas de Pepe el trola me he troncahdo, vaya filón tienes con ese personaje.

Un saludo y nos vemos por Cádiz

11 de enero de 2009, 21:13  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal