Los Flying Congrios

Publicación de relatos y poemas

Mi foto
Nombre:
Lugar: Cádiz, Andalucía/Cádiz, Spain

Pescador de Congríos nacido en la antigua Mileto en el año 2000 de la era de John Lennon.

jueves, 19 de noviembre de 2009

LOS AÑOS EN EL INSTITUTO

.








Las cosas no empezaron mal pero, pronto, todo se torció. Comenzó el instituto siendo un chico algo gamberro aunque con su inocencia intacta. En cambio, los otros chavales ya estaban bastante picardeados por la vida. Por lo menos algunos. Mientras, él aún pensaba sólo en fútbol, cine y otras diversiones de la adolescencia. De todos modos, al principio, pareció adaptarse bien. En su clase y su curso tenía a muchos de sus amigos del colegio de años anteriores e hizo algunos nuevos en su aula y las cercanas. En la primera planta. Parecía ser feliz, sonreía a menudo y sus dientes blancos resplandecían. Estaba contento, paseaba por los alrededores en el recreo –algo que no le dejaban hacer antes–, jugaba a las cartas por las tardes, los viernes practicaba fútbol cerca del centro…
..Pero un día, una decisión estúpida marcó el inicio y, tal vez, toda su estancia en el instituto. Llegaron a clase el lunes tras el fin de semana y la profesora de Historia, la Profe Lagarteja, anunció que iban a hacer un examen que había programado la semana anterior.
.
..-Os acordáis, ¿no? –dijo la Lagarteja.
..-¡Nooo! –se escuchó al unísono. Sólo sonó una voz discordante, la de Rasty Michels, que dijo:
..-Sí.
.
..No lo hizo con ningún tipo de intención, es más, él no había estudiado, pero lo recordaba y respondió la verdad. No era una persona a la que le gustara darle la razón a la mayoría si iba en contra de la verdad y, a pesar de las presiones, no se retractó de lo dicho. Al final se hizo el examen, algo que seguramente habría pasado de todas formas.
..El caso es que desde aquel día la gente de la clase se puso en su contra. En el momento lo abuchearon y alguna bola de papel le calló. Los compañeros con los que solía estar en el recreo empezaron a ignorarlo. Él fue a otra de las aulas a esperar en la puerta a algunos de sus antiguos amigos del colegio. Les contó lo que había pasado y cuando vieron las cosas negras, se quitaron de en medio. Un compañero, un repetidor, el típico matón de tres al cuarto que sólo se atrevía con los más pequeños, se acercó a él en un túnel junto al patio y le dijo:
.
..-¿Tú no aprobarás el examen, no?
..-No, no, si yo no me lo sabía –contestó él despreocupado.
..-Ah, bueno… a ver si es verdad, que no vea yo que apruebas.
.
..Lo mismo le había dicho en clase un chaval al que había conocido ese curso y que no era del todo mal estudiante.
..El resto de la semana ya pasó solo los recreos, andando lento por las afueras del instituto para hacer tiempo y sentado en su mesa los intercambios de clase. A veces iba al servicio y se quedaba allí encerrado un rato, algo que descubrió que era una medida muy socorrida. Lo pasó mal, fue duro. Y lo pagó con los que más le querían, con su familia. Se peleó con su madre, que lo llevaba al colegio en coche, y le dejó de hablar una semana. Lo mismo que le había hecho a él uno de sus compañeros. Uno que llevaba con él desde que tenían 6 años. Al final se les terminó pasando, tanto a él con su madre como a los de su clase con él. El que no le hablaba, al principio le trataba como a un desconocido, pero pronto lo dejó. Aunque fue una humillación. Poco después, con él y un par de amigos más, cogería sus primeras borracheras y fumaría sus primeros cigarros. En un recreo, un chaval muy moreno compró 4 o 5 cigarros y se fueron a la parte de atrás del instituto para fumárselos, aunque él, cuando estaban en el callejón, en vez de fumar, rompió un pitillo y se lo comió. Bueno, se lo metió en la boca y lo escupió. Años después, una noche de borrachera, en la que acabó yéndose de putas, su compañero Alex “El Negro” le recordó la historieta.
.
..-¿Te acuerdas de lo loco que estabas? Que te comiste el tabaco –le decía–. Y hay que ver lo pardillo que eras.
.
..Ese primer año sufrió, lo pasó como pudo. Hubo una época en la que incluso todos los de su clase se tiraban contra él para pegarle. Tuvo que pelearse con muchos de ellos uno a uno para ir plantándoles cara. Se llevó algunos empujones y puñetazos, pero más dio él, por lo menos cuando se enfrentaba en solitario a los que intentaban hacerle algo. Un día lo incitaron a una pelea con un chaval más bajito y gordo, aunque Rasty Michels se acabó achantando, no le veía sentido enzarzarse a golpes, sólo se pegaron un par de puñetazos. Le hicieron una pequeña herida en el labio y poco más.
.
..-Tíos, dejadlo, ¿no veis que no se quiere pelear? –sugirió un chaval de otra clase que veía cómo todos los jóvenes jaleaban a los contrincantes y los achuchaban sin que ellos tuvieran demasiada intención de luchar.
.
..Ese curso no, pero ya el siguiente se fumaría algún cigarrito en la playa cuando iba llegando el verano. Con el alcohol lo mismo, ese año apenas cayó alguna cerveza en carnavales. El siguiente sería otra cosa.
..Una noche cálida, él y el amigo que no le quiso hablar un tiempo empezaron a beber en las escaleras de un portal. Tenían una botella de J&B y se la bebieron rápidamente con coca-cola. Él estaba muy borracho, pero su amigo estaba destrozado. Dijo:
.
..-Quillo, voy a ir a patear a… BUOGGHHHH –y entonces, sin darle tiempo ni siquiera a moverse y emitiendo un fuerte sonido gutural, vomitó abundantemente. Un líquido blanco, que parecía leche cortada, mezclado con otro rojo y con tropezones de comida a medio digerir, inundó el trozo de acera que había frente a él.
.
..Sólo habían pasado un par de minutos cuando una señora mayor resbaló en el vómito y cayó encima. El hombre que iba con ella se agachó a cogerla y Rasty Michels le ayudó a levantarla. Su amigo se incorporó medio aturdido, con la camisa abierta, la mirada muerta y una oscilación notable en su cuerpo, y dijo:
.
..-¿Está bien, señora?
.
..Él, que se miraba las manos llenas de vómito y veía como éste pringaba la espalda de la señora, intentaba mantener la compostura y que todo pasara lo más rápido posible. Se fueron y Rasty Michels entró en un bar para mear, pero en vez de hacerlo en el váter, lo hizo en el lavabo. Cuando estaba en ello, se abrió la puerta y entró el camarero.
.
..-¿Qué estás haciendo? Anda, vete.
.
..No mucho después estaban en sus casas.
..El año siguiente, en una fiesta de fin de curso en la playa para la que había comprado un par de cartones de tinto, se bebió además todo el vodka y vermut que cayó en sus manos. Resultado: volvió a su casa arrastrándose y apoyándose en las paredes mientras la policía le seguía lentamente en un coche preguntándole si lo llevaban a casa.
.
..-No, no, gracias, ya me voy –les contestaba él con dificultad.
.
..Su último año de instituto, cuando estudiaba COU, ya era un asiduo de la noche, el tabaco y el alcohol.
..En cuanto a las chicas, no fue hasta la última época cuando tuvo ciertos triunfos. Le fue especialmente mal durante la edad del pavo, se enamoró de varias chicas y puede que lo contrario también, pero nunca se propuso nada e incluso lo evitó. Cuando esa etapa de estudiante estaba más o menos en su ecuador, algunos de los chavales que le acompañaban se fueron echando novias. Ya era muy frecuente que salieran con chicas, incluso a él algunos intentaron arrastrarlo a ello, pero nunca se obsesionó con eso, era un chico tímido pero bien seguro de sí mismo, no le importaba lo que pudieran decir. Con sus pantalones vaqueros y su pelo con gomina clareado por el agua oxigenada, siempre se consideró un tipo duro con el suficiente atractivo.
..Los años de instituto fueron difíciles, nunca se adaptó del todo, pero por lo menos sacó algunas buenas aficiones, como leer literatura de calidad, escribir, escuchar música Pop y Rock, etc… Lo malo es que el deporte lo fue dejando, aunque nunca lo llegó a abandonar del todo y luego lo cogió con más fuerza. En fin, fueron tiempos agridulces pero inolvidables, siempre los recordaría con ilusión.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal